Cuidado, Tesla, hay un competidor realmente pequeño en tu espejo retrovisor - QUANTUM
 

Elije tu país para obtener más información sobre los productos y servicios de QUANTUM:

Sudamérica

Cuidado, Tesla, hay un competidor realmente pequeño en tu espejo retrovisor
  • 1565
  • 0

Cuidado, Tesla, hay un competidor realmente pequeño en tu espejo retrovisor

Un vehículo eléctrico hecho en Bolivia tiene una velocidad máxima de 56 km/h y caben tres personas, «pero no pueden ser muy gordas».

En lo alto de los Andes, la revolución de los vehículos eléctricos ha llegado. No se mueve a más de 56 km/h y puede ser un poco claustrofóbico.

Mientras que Tesla y otros fabricantes de automóviles se enorgullecen de producir vehículos eléctricos aerodinámicos y lujosos, algunos con una velocidad superior a los 320 km/h, Quantum Motors de Bolivia ofrece un viaje mucho más suave.

Del tamaño de un carrito de golf y construidos como una caja, los autos de Quantum técnicamente tienen espacio para tres personas con espacio en la parte delantera solo para el conductor y dos pasajeros acurrucados en la parte trasera. Olvídate de un baúl. O viajes por carretera de larga distancia. Puede recorrer 96,5 km antes de necesitar una recarga, lo que puede llevar de seis a ocho horas.

“Fue amor a primera vista”, dice Daniel Derenne, un jubilado de 62 años de Cochabamba que compró un Quantum poco después de su lanzamiento en septiembre de 2019.

Hoy, ha conducido 9.650 km en su pequeño vehículo. Da fe de que puede meter a tres personas, “pero no pueden ser muy gordas”.

Derenne solía tener una calcomanía en la ventana trasera que indicaba que el vehículo era eléctrico y no contaminaba. Esperaba que eso alentaría a otros a hacer la transición a los vehículos eléctricos, una rareza en Bolivia.

La mayoría de la gente aplaudió su mensaje, dice. Pero algunos conductores pensaron que los estaba acusando de contaminadores. Mientras se adelantaban a su paseo como una tortuga, Derenne recuerda a algunos conductores que le señalaban con el dedo medio. Y los conductores de autobuses se referían a su auto como El Estorbito.

“No te respetan en absoluto”, dice Derenne.

Los fundadores de Quantum creen que el vehículo, el primero fabricado en Bolivia, es el futuro de la industria automotriz en América Latina, hogar de 670 millones de personas. En las calles atestadas de tráfico del mundo en desarrollo, los autos en miniatura tienen más sentido, dice Carlos Soruco, uno de los fundadores de Quantum. Y es mucho más barato de manejar que los automóviles convencionales. Los propietarios de Quantum dicen que gastan alrededor de US$ 7 al mes para cargar sus autos.

El vehículo eléctrico de fabricación boliviana se puede enchufar en cualquier tomacorriente, lo que elimina la necesidad de invertir en costosas estaciones de carga. Encontrar estacionamiento es pan comido. Su precio de US$ 7.500 lo hace mucho más asequible que los vehículos eléctricos más llamativos que salen a la calle en EE.UU. y Europa.

“Estamos convencidos de que el desarrollo de vehículos eléctricos en América Latina no va a ser con Teslas o Volkswagens”, dice Soruco.

Hasta ahora, Quantum ha vendido 370 autos.

Los bolivianos han soñado durante mucho tiempo con tener su propia industria automotriz, creyendo que permitiría a una de las naciones más pobres del hemisferio occidental reducir su dependencia económica de la exportación de materias primas, desde plata hasta gas natural. Los políticos prometen que su nación sin salida al mar algún día usará sus vastos depósitos de litio, los más grandes del mundo, para impulsar la transición mundial hacia una energía más ecológica.

Angie Sciaraffia, estudiante de medicina, estaba encantada de comprar un automóvil de fabricación boliviana, con un espejo retrovisor tan pequeño que cabe en la palma de la mano. Se decidió por un Quantum azul diamante con cristales polarizados y techo corredizo.

“Tener un auto que es boliviano es espectacular”, dijo Sciaraffia, describiéndolo como fácil de manejar. “Simplemente acelera y frena”.

En Bolivia, Quantum tiene seguidores pequeños pero leales entre los propietarios de automóviles como Sciaraffia, que toca la bocina y saluda a otros conductores de Quantum cuando se ven en las calles de Cochabamba.

Ximena Pérez adora el suyo. Compró el auto durante la pandemia, preocupada por tomar buses llenos de gente. Pérez dice que nunca sintió que al auto le faltara espacio, excepto una vez que fue a acampar. Luchó por empacar su tienda, una llanta de repuesto y su perro en la parte trasera del Quantum. Afortunadamente, su perro es un chihuahua.

“Está hecho para el auto”, dijo.

Inicialmente, la empresa no podía registrar sus autos en Bolivia porque las leyes locales exigían que todos los vehículos tuvieran un documento de importación, el papeleo estándar en un país donde nadie había fabricado un auto antes. Las compañías de seguros desconfiaban de proporcionar cobertura. Los bancos no estaban seguros de cómo estructurar los préstamos para automóviles.

Quantum cerró durante algunas semanas justo después de abrir en 2019 cuando las violentas protestas políticas paralizaron Bolivia. Luego, llegó la pandemia, trastocando las cadenas de suministro globales y encareciendo la importación de piezas chinas. Hoy, la escasez de dólares en Bolivia ha dificultado el pago de las importaciones.

A pesar de los enormes recursos de litio de Bolivia, el país apenas produce debido al estricto control estatal que ha obstaculizado las inversiones privadas. Como resultado, las baterías de Quantum usan litio de China.

A José Carlos Márquez, un ingeniero que es el otro fundador de Quantum, se le ocurrió la idea del vehículo eléctrico en 2015 mientras construía una carretilla eléctrica para mineros. Está convencido de que la transición a los vehículos eléctricos requerirá reducir el tamaño de los automóviles para evitar el desperdicio de energía.

Edgar Roman compró su Quantum en 2020. Lo usa para su trabajo, lo que requiere que visite las oficinas gubernamentales para completar el papeleo necesario para importar equipos de construcción.

“Me gusta”, dice Roman. Contó cómo los transeúntes gritan para preguntar cuánto dura la batería y si pueden salir a dar un paseo.

El Quantum, dijo Roman, tiende a arrancar con una sacudida en lugar de acelerar gradualmente y ofrece una conducción más accidentada que su otro automóvil, un Nissan. El auto boliviano no tiene calefacción, por lo que hace frío en invierno. Roman dice que también es incómodo tratar de hablar con su esposa mientras ella está sentada detrás de él.

“Tienes que hacer esto”, dijo, mostrando cómo giraría la cabeza hacia atrás para hablar con esta esposa, como un taxista. “Ella diría, ‘¿Qué?’”.

Una vez, la batería casi se quedó sin energía. Llegó a casa conduciendo a la velocidad de un trotador. Otros vehículos tocaron la bocina para que se hiciera a un lado. Su mamá se sentó en el asiento trasero.

“Ella decía: ‘Puedes hacerlo Quantum, puedes hacerlo’”.